• Omega-3 y la salud vascular
  • Omega-3 y la salud vascular
  • Omega-3 y la salud vascular
  • Omega-3 y la salud vascular

¿Qué es la enfermedad vascular?

La enfermedad vascular es una alteración que afecta el sistema circulatorio, la red del cuerpo de las arterias, venas y capilares que lleva nutrientes y oxígeno a los tejidos y elimina el dióxido de carbono y otros desechos. El sistema cardiovascular incluye el corazón y los vasos sanguíneos, incluyendo el circuito a través de los pulmones. 

El trastorno vascular primario es la aterosclerosis, el endurecimiento de las arterias en el corazón, cerebro y otros órganos.

¿Cómo contribuye el funcionamiento del sistema vascular en gran medida al desarrollo de enfermedades crónicas como la aterosclerosis, colesterol alto, diabetes y presión arterial alta?

Las células endoteliales que recubren las arterias están activos en el mantenimiento normal del tono de los vasos sanguíneos,- la tensión en las paredes de las arterias- y los procesos inmunológicos que se producen en los vasos sanguíneos. Las células del músculo liso en las paredes de las arterias también regulan la presión arterial y contribuyen a la función vascular.

En la enfermedad vascular, la aterosclerosis provoca que las paredes arteriales se engrosen y estrechen, lo que hace a los vasos sanguíneos susceptibles a la obstrucción y la disminución de su flexibilidad. Si las plaquetas,- pequeñas células sanguíneas que desencadenan la coagulación de la sangre-, forman un coágulo en el vaso sanguíneo donde se estrecha o ramifica, el flujo sanguíneo es reducido o eliminado. Si un vaso sanguíneo se bloquea, será seguido de un ataque al corazón o un derrame cerebral. Con la disminución de la circulación, el flujo de sangre en las venas que conducen al corazón puede alterarse, haciendo que el fluido se acumule en otras partes del cuerpo. 
El proceso de aterosclerosis incluye la unión de las lipoproteínas ricas en colesterol a la pared interna de la arteria (endotelio), inflamación de la arteria, formación de células espumosas que conducen a la formación de placa y la calcificación de la pared arterial. La aterosclerosis es generalmente aceptada como una enfermedad inflamatoria. La enfermedad vascular que afecta al corazón, se conoce comúnmente como enfermedad coronaria, si afecta al cerebro como la enfermedad cerebrovascular y si afectan a las extremidades (principalmente las piernas), como enfermedad vascular periférica.

¿Qué enfermedades se asocian con la enfermedad vascular?

Muchos de los trastornos vasculares se asocian con la acumulación aterosclerótica de la placa, que se forma a partir del colesterol, grasa, calcio y otras sustancias en la sangre.

• Aneurisma-como un bulto en una arteria
• Angina- dolor en el pecho que ocurre cuando un área del músculo del corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno
• Arritmia- un ritmo o patrón anormal de latidos del corazón
• Aterosclerosis- endurecimiento y estrechamiento de las arterias como consecuencia de la acumulación de placa
• Enfermedades cerebrovasculares, -trastornos de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro
• Enfermedad cardiaca coronaria- falla de la circulación coronaria para suministrar una adecuada circulación al músculo del corazón y el tejido circundante
• Ataque al corazón- también llamado infarto de miocardio, ocurre cuando el flujo de sangre a una sección del músculo del corazón se bloquea, si el flujo sanguíneo no se restablece rápidamente, esa sección del músculo del corazón empieza a morir por falta de oxígeno
• La hipertensión arterial-presión arterial anormalmente alta (una lectura de 140/90 mm Hg o mayor), la presión sanguínea normal es 120/80 mm Hg o inferior, con valores intermedios se considera pre-hipertensión
• enfermedad arterial periférica-, la acumulación de placa en las arterias que llevan sangre a la cabeza, órganos y miembros
• Derrame cerebral- se produce cuando un coágulo de sangre obstruye un vaso sanguíneo en el cerebro (apoplejía isquémica) o cuando un vaso sanguíneo se rompe y sangra en el cerebro (apoplejía hemorrágica)
• trombosis, cuando una placa aterosclerótica se rompe o agrieta, las plaquetas se aglutinan juntas en el lugar para formar coágulos sanguíneos que pueden viajar a las arterias o venas en el cerebro, el corazón, los riñones, los pulmones y las extremidades

¿Qué factores influyen en el desarrollo de la enfermedad vascular?

La aterosclerosis es la causa más frecuente de enfermedad vascular. El punto de vista de larga data subyacente del riesgo de enfermedad vascular nos dice que el consumo de grasa total, grasa saturada, colesterol total en la dieta, elevan las lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) en la sangre, causando enfermedad cardiovascular. 

Pero el famoso Framingham Heart Study mostró que hay muchos factores que afectan la probabilidad de desarrollar enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y enfermedad vascular, como el tabaquismo, el estrés, la dieta poco saludable, la falta de ejercicio, presión arterial alta, colesterol alto en sangre, bajos niveles de colesterol de alta densidad (colesterol bueno), la diabetes, la edad avanzada, sobrepeso, historia familiar de enfermedades del corazón, niveles altos de triglicéridos sanguíneos y otros. Los hábitos alimentarios contribuyen a muchos de estos factores y puede ser eficaz en la reducción de su contribución a la enfermedad vascular.

En particular, la calidad de la grasa que comemos, incluyendo los ácidos grasos omega-3 del pescado, que reducen el impacto de varios de estos factores.

¿Cómo sabemos que los ácidos grasos omega-3 de cadena larga afectan la salud vascular?

Las primeras observaciones sobre la dieta y la enfermedad vascular

Hace más de dos décadas, los investigadores informaron que las muertes por enfermedad coronaria fueron más de 50 por ciento menor entre las personas que consumían al menos 30 gramos de pescado al día que entre aquellos que no comen pescado. Incluso antes de eso, se sabía que las poblaciones nativas del Ártico, cuya dieta era rica en animales marinos, estaban libres de enfermedades del corazón, gracias a los ácidos grasos de cadena larga omega-3 (omega-3) que consumían. 

Los estudios de población y los ensayos clínicos indican que los aceites de la dieta de pescado modifican favorablemente varios factores de riesgo y tienen el potencial para reducir la progresión de la enfermedad vascular, la probabilidad de morir de enfermedad cardíaca y la posibilidad de muerte súbita cardíaca. En personas de edad avanzada, el atún u otro pescado asado a la parrilla o al horno se asoció con una menor probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico.

Otros estudios encontraron que el consumo de omega-3 reduce el riesgo de enfermedad vascular, infarto de miocardio, inflamación, arritmias cardiacas, muerte súbita cardíaca, la aterosclerosis y la cardiopatía isquémica. En la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular, -es decir, la prevención tras la aparición de un primer incidente coronario- los estudios en gran medida han concluido que el consumo de pescado o de omega-3 reduce significativamente la posibilidad de otro ataque al corazón o evento mayor. La Asociación Americana del Corazón y muchos otros grupos profesionales han recomendado el consumo de al menos dos porciones de pescado graso a la semana para reducir la probabilidad de enfermedad cardiaca. Señalan, además, que el ácido omega-3 alfa-linolénico del reino vegetal sólo tiene efectos débiles sobre las enfermedades del corazón y no afecta a tantos factores como los omega-3 de los pescados y mariscos.

Los omega-3 y la enfermedad vascular

Los mecanismos exactos de cómo los omega-3 afectan a la enfermedad vascular se están entendiendo mejor. Los omega-3 de cadena larga son componentes esenciales de las membranas celulares en los que afectan a la comunicación dentro y entre las células. Por la sustitución parcial de los ácidos grasos omega-6 en las membranas, los omega-3 marinos amortiguan el efecto excesivo de los omega-6 sobre la inflamación y las arritmias cardíacas. En las células endoteliales vasculares, los omega-3 tienen numerosos efectos anti-inflamatorios, especialmente en los lugares donde se acumula la placa.

Los ácidos grasos omega-3 afectan a todas las etapas de la enfermedad vascular, incluyendo alteraciones en los lípidos y las lipoproteínas de la sangre, presión arterial, la agregación plaquetaria, la relajación de las arterias (lo que facilita el flujo sanguíneo y reduce la presión arterial), los cambios en las propiedades eléctricas del corazón y alteraciones en la expresión genética. Los ácidos grasos omega-3 también reducen el crecimiento de las células endoteliales y la liberación de factores de crecimiento de los vasos sanguíneos dañados. Estos efectos ayudan a reducir la recurrencia de los vasos sanguíneos estrechos.

Mantener la salud vascular mediante la dieta

Establecer hábitos saludables de alimentación

Hacer una forma de vida de los hábitos saludables de alimentación, aporta nutrientes beneficiosos y disminuye muchas condiciones que promueven la enfermedad vascular y otros trastornos. Patrones saludables de los alimentos, especialmente cuando se acompañan de hábitos de vida positivos, tales como hacer ejercicio regularmente y no fumar, pueden mejorar la función endotelial, también. La mejora de la nutrición también se ha asociado con menos enfermedad arterial periférica. Los patrones de alimentación, como los del Mediterráneo y la dieta DASH minimizan el consumo de ácidos grasos saturados y trans, como margarinas, aceites vegetales de semilla, la sal en exceso, y los alimentos fritos y procesados ​​en gran medida. En cambio, hacen hincapié en comer cantidades generosas de frutas y verduras, cereales ricos en fibra dietética, grasas como los aceites de oliva y canola, hierbas y especias en lugar de sal, nueces, vino tinto moderado, muy poca carne roja, y el consumo de pescado y mariscos en por lo menos dos veces por semana.

Aumentar la ingesta de omega-3

En las sociedades occidentales y en otros lugares, la ingesta diaria de ácidos grasos omega-3 es muy inferior a los recomendados por la American Heart Association y otras autoridades sanitarias. En los EE.UU., un promedio de 100 a 150 mg de omega-3 se consume diariamente, lo cual es muy poco. El consumo de 500 a 1000 mg por día se considera más beneficioso para la salud. Las personas con una mayor ingesta de ácidos grasos omega-3 tienen la función endotelial saludable en comparación con aquellos cuyo consumo es bajo. Por lo tanto, el aumento de la ingesta de omega-3 se beneficiara la función vascular, los procesos inflamatorios y las enfermedades asociadas con estas condiciones.

Un enfoque basado en la alimentación para aumentar el consumo de omega-3 significa que regularmente se incluyan ítems tales como productos del mar, especialmente pescados grasos y muchos productos enriquecidos con omega-3 de cadena larga. Estos incluyen los huevos, yogurt, leche, pastas, algunos jugos y bebidas, y algunos alimentos snack. La advertencia es que los alimentos que afirman contener omega-3, puede contener ácidos grasos omega-3, sólo procedentes de vegetales basado en ácido alfa-linolénico. Este omega-3 por lo general sólo tiene efectos débiles o ninguno en enfermedades vasculares y factores de riesgo del corazón. La única manera de saber que los omega-3 se encuentran en un producto es leer la etiqueta de ingredientes del alimento y debe decir omega 3 origen marino.

Para las personas que no comen pescado, los vegetarianos o los que necesitan de un gramo al día de ácidos grasos omega-3 para controlar su colesterol en la sangre o los triglicéridos, los suplementos de aceite de hígado de pescado son una manera más segura y más fácil de llegar a las dosis más altas de ácidos grasos omega-3 recomendadas. La FDA (Food and Drug Administration) de USA, considera que la ingesta de hasta 3 gramos al día de DHA y EPA es absolutamente segura y recomendable.

Ahora hay pruebas sustanciales de que el consumo regular de ácidos grasos omega-3, brinda beneficios a la salud y función vascular, reduce los peligros de la enfermedad cardíaca y otras condiciones crónicas de salud. Consumir más de estos ácidos grasos puede ser una de las maneras más fáciles y efectivas para proteger el sistema cardiovascular.

Acciones: E-mail | Link Directo |