• La salud del corazón.
  • La salud del corazón.
  • La salud del corazón.

Los beneficios del omega 3 al corazón.

Los ácidos grasos omega-3 han logrado una cobertura de prensa por su impresionante capacidad para reducir las muertes por enfermedades cardiacas, particularmente las muertes súbitas. La investigación ha demostrado que los sobrevivientes de un ataque al corazón, que consumen al menos 1 gramo al día de los omega-3 presentes en el pescado, tienen la mitad de la mortalidad por enfermedad cardíaca que las personas que no consumen estos ácidos grasos. Más recientemente, la evidencia de Japón y de otros países indica que en donde el consumo de mariscos y pescado es frecuente, -en esencia todos los días-, las enfermedades cardiovasculares son muy bajas. Por estas razones, la Asociación Americana del Corazón recomienda que las personas consuman pescado, especialmente las especies grasas como el salmón, la trucha arco iris, el arenque, la caballa y las sardinas al menos dos veces a la semana. 

Para las personas que ya tienen la enfermedad, es muy importante consumir pescado y mariscos con más frecuencia o suplementos de omega-3 de origen marino de buena calidad. Estas son las formas como los omega-3 de cadena larga benefician la salud del corazón:

• Menor riesgo de mortalidad por enfermedades del corazón. En los países occidentales, las enfermedades del corazón se cobran más vidas que cualquier otra causa. Usted puede reducir su probabilidad de morir de esta enfermedad por el consumo regular de pescado o consumiendo ácidos grasos omega-3 de origen marino. Estos ácidos grasos pueden reducir el riesgo de ritmos cardiacos no controlados y el desarrollo de coágulos sanguíneos fatales, las dos principales causas de las muertes por enfermedades del corazón. Los omega-3, por lo tanto, reducen la probabilidad de que los ataques al corazón vayan a ser fatales.

• Mejora el ritmo cardíaco. Ritmos cardíacos peligrosamente rápidos o ritmos desordenados del corazón pueden ser fatales. El omega-3 del pescado ayuda a mantener estables los ritmos del corazón, afectando la actividad eléctrica del corazón. Por lo tanto, es más difícil el desarrollo de ritmos cardíacos no controlados. Un ritmo cardíaco inestable e incontrolado es la base de la muerte súbita, la causa de casi la mitad de la mortalidad cardiaca. Dado que los omega-3 marinos estabilizan el ritmo cardíaco, se reduce ampliamente el riesgo de muerte súbita.

• Mejora de la tasa cardiaca. La frecuencia cardiaca es el número de latidos por minuto que el corazón bombea en reposo. Se acelera para aumentar la cantidad de sangre expulsada por el corazón. La frecuencia cardíaca es menor en las personas que están en buena forma física y mayor en los obesos. Frecuencias cardíacas normales están entre 60 y 80 latidos por minuto y por lo general aumentan con la edad. La frecuencia cardíaca se adapta a las condiciones cambiantes y, en general, cuanto mayor adaptabilidad tiene el corazón, en mejores condiciones se encuentra. El consumo de omega-3 marino se asocia con menor frecuencia cardíaca y con una mayor variabilidad del ritmo cardíaco, siendo estas las condiciones que reflejan mejor la salud del corazón y disminuyen el riesgo de ataques.

• Menos probabilidad de tener un primer ataque al corazón. Hay evidencia de que las personas que no tienen signos de enfermedad del corazón son capaces de evitar un primer ataque al corazón si comen pescado o ácidos grasos omega-3 a menudo. Para las personas que han tenido un ataque al corazón, el riesgo de otro es también reducido sustancialmente. El consumo de estos ácidos grasos con regularidad mejora el ritmo cardíaco, reduce la probabilidad de formación de coágulos sanguíneos, reduce la inflamación de bajo grado que acompaña a las enfermedades del corazón, y mejora los patrones de lípidos en la sangre - todos efectos que desalientan la insuficiencia cardíaca.

• Menos posibilidades de un derrame cerebral. Un ataque cerebral se debe a un coágulo sanguíneo que bloquea una arteria en el cerebro. Los coágulos pueden desarrollarse allí o ser traídos al cerebro desde otra parte. Los ataques cerebrales no fatales pueden causar serias dificultades. En la mayoría de los países occidentales, los accidentes cerebrovasculares isquémicos, causados por coágulos de sangre o falta de oxígeno, son el tipo más común. Se ha demostrado en varios estudios que las personas que consumen pescado graso una o más veces por semana tienen una probabilidad 30% menor de sufrir un derrame cerebral en comparación con las personas que comen pescado al menos una vez al mes.

• Mejora de los lípidos en sangre. La sangre transporta los diferentes tipos de lípidos, incluyendo grasas y colesterol, por todo el cuerpo. Los niveles altos de lípidos en la sangre conducen a los depósitos en las paredes de las arterias denominadas placas. Estos reducen el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al corazón. Los omega-3 marinos, en dosis que sólo pueden lograrse con la suplementación (es decir, 3 o 4 g / día), mejoran los lípidos en sangre al disminuir la cantidad de triglicéridos o grasas y aumentar la cantidad de HDL o colesterol "bueno" que elimina el colesterol de la sangre. Sin embargo, no reducen directamente el colesterol LDL ("malo"). Estas mejoras en los lípidos en sangre son especialmente importantes en las personas con diabetes tipo 2 que tiene los triglicéridos altos y colesterol HDL bajo.

• Reducción de la coagulación sanguínea. Alguna coagulación de la sangre es esencial para la vida, pero una excesiva tendencia al incremento de coagulación aumenta el riesgo del bloqueo arterial. Estos pueden ser fatales cuando un coágulo cierra completamente un vaso sanguíneo en el corazón, los pulmones o el cerebro. Los ácidos grasos marinos omega-3 reducen la agregación plaquetaria y afectan a ciertos factores de la coagulación con la reducción de la tendencia a la coagulación de la sangre. Los omega-3 marinos también mejoran el flujo sanguíneo y la producción de glóbulos rojos más flexibles, por lo que pasan a través de los diminutos vasos sanguíneos con mayor facilidad. Los omega-3 no suponen un riesgo para la coagulación de la sangre a menos que una persona consuma cantidades enormes de ellos (alrededor de 50 gramos al día) o si ya está tomando anticoagulantes (anticoagulantes) y consume grandes cantidades de omega-3.

• Menor inflamación. Aunque usted no lo sienta, el desarrollo de enfermedades del corazón incluye bajos niveles de inflamación de los vasos sanguíneos. Las respuestas a esta condición aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca y alteración de la función de los vasos sanguíneos. Los niveles altos de la proteína C-Reactiva (PCR) están vinculados a la inflamación observada en las enfermedades del corazón. Niveles altos de PCR predicen un mayor riesgo de nuevos eventos coronarios. Algunos estudios, pero no todos, han informado de que el consumo de omega-3 reduce la PCR en pacientes con enfermedades cardiacas. Los omega-3 de origen marino son bien conocidos por sus propiedades anti-inflamatorias.

Acciones: E-mail | Link Directo |