• Los Acidos grasos OMEGA-3 y la presión arterial
  • Los Acidos grasos OMEGA-3 y la presión arterial
  • Los Acidos grasos OMEGA-3 y la presión arterial
  • Los Acidos grasos OMEGA-3 y la presión arterial

Qué es la hipertensión?

La presión arterial, la medición de la fuerza aplicada a las paredes de las arterias, se expresa con dos lecturas, por ejemplo, 120/80 milímetros de mercurio (mm Hg). El primer número es la presión sistólica, la máxima fuerza creada cuando el corazón bombea sangre al resto del cuerpo. El número inferior es la presión diastólica, la presión en las arterias cuando el corazón está relajado y lleno de sangre. La presión arterial sistólica normal es 90 a 119 mm Hg, y 60 a 79 mm Hg para la presión diastólica. La presión arterial se considera pre-hipertensión cuando el número más alto es de 120 a 139 o el número inferior de 80 a 89.

Una leve presión arterial alta es cuando el número más alto es de 140 a 159 o el número inferior de 90 a 99, y de moderada a severa presión arterial alta o hipertensión es una presión sistólica de 160 o más o una presión diastólica de 100 o más. Cuando la causa de la hipertensión arterial es desconocida, se denomina hipertensión esencial o primaria. Si es el resultado de otro problema médico o un medicamento, se le llama presión arterial alta secundaria.

Al medir la presión arterial, es importante utilizar la posición correcta del brazo. Tenga en cuenta que la lectura puede no ser válida si el brazo no está en el nivel medio del esternón y horizontal en el cuerpo, ya que puede ser una sobreestimación o subestimación de las presiones de unos 10 mm Hg. La correcta medición de la presión arterial es esencial para el diagnóstico y el tratamiento de la hipertensión, particularmente en los ancianos, ya que puede aumentar significativamente las enfermedades renal y cardíaca y tener accidentes cerebro vascular, especialmente.

Síntomas, Incidencia y factores de Riesgo de la Hipertensión

La hipertensión es sub-diagnosticada ya que daña el cuerpo con pocos o ningún síntoma. En su mayor parte, Ud. no puede saber si tiene presión arterial alta y por esa razón, a menudo es llamado "asesino silencioso". Según la Asociación Americana del Corazón, cerca de 73,6 millones de personas en la edad de los Estados Unidos mayores de 20 años, es decir uno de cada tres adultos tiene presión arterial alta.

Los factores de riesgo para la hipertensión son muchos y variados, edad, etnia, sexo, antecedentes familiares, tabaquismo, nivel de actividad, dieta, medicamentos, problemas renales y muchos otros problemas médicos. A su vez, la hipertensión es un factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón. En 2006 los accidentes cerebrovasculares representaron aproximadamente 1 de cada 18 muertes en los Estados Unidos.

Según la Asociación Americana del Corazón, la presión arterial alta es la principal causa de accidente cerebrovascular, una afección que se desarrolla cuando el flujo de sangre al cerebro se interrumpe. Al reducir la presión arterial, los ácidos grasos de cadena larga omega-3 pueden reducir el riesgo de desarrollar accidente cerebrovascular isquémico, el tipo más común, que ocurre cuando hay una interrupción en el flujo de sangre al cerebro.

Los Omega 3 de Cadena Larga suelen disminuir la presión. Alimentos Omega-3

Cada vez más evidencia sugiere que los ácidos grasos omega-3 derivados del pescado y aceites de pescado, especialmente de los pescados grasos como la caballa, las sardinas, salmón salvaje, trucha y atún fresco, juegan un papel protector en las enfermedades del corazón a través de una variedad de acciones, incluyendo efectos en la presión arterial. Hay información limitada sobre el papel de los alimentos en el cambio a largo plazo de la presión arterial. Sin embargo, los estudios generalmente apoyan el concepto de que una alimentación rica en frutas y verduras y baja en carnes (excepto el pescado) puede reducir la probabilidad de desarrollar presión arterial alta. Por ejemplo, a largo plazo el consumo de pescado se asoció con una mejor presión arterial sistólica. Otra población que consume normalmente 300-600 g de pescado al día tuvo una sensiblemente menor presión arterial que una población con una dieta vegetariana.

El efecto beneficioso del pescado en la presión arterial a menudo se ha atribuido al aumento de la ingesta del ácido omega-3 docosahexaenoico de cadena larga (DHA) y ácido eicosapentaenoico (EPA). Algunos estudios indican que el efecto de reducir la presión arterial de los omega-3 se limita a las personas hipertensas y las reducciones se producen con dosis relativamente altas. Un estudio mostró que un consumo diario de salmón por parte de las personas sanas disminuye significativamente la presión arterial en un 4%. En los individuos con enfermedades del corazón, la ingesta de pescado magro al menos cuatro veces por semana también redujo los niveles de presión arterial. Incluso una pequeña reducción en el recuento de la presión arterial es importante, y alimentos ricos en omega-3 como parte de una dieta saludable pueden contribuir a la prevención y el control de los niveles de presión arterial.

Los suplementos dietéticos con ácidos poliinsaturados, -incluyendo ácidos grasos como el linoleico, alfa-linolénico, araquidónico y docosahexaenoico (DHA) durante la infancia se asocian con una presión arterial reducida durante la misma. La presión arterial es conocida por hacerse un seguimiento desde la infancia hasta la edad adulta, y la reducción de la presión arterial diastólica de una población puede reducir la hipertensión, accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria significativamente.

Los suplementos de omega-3 Los estudios han demostrado importantes beneficios de los omega-3 en la reducción de la presión arterial en personas con hipertensión. La presión arterial se redujo en los hombres con los lípidos sanguíneos normales e hipertensión leve, después del consumo de 3,4 g de omega-3 diarios durante dos meses. El aumento del consumo de omega-3 de cadena larga a partir de pescado o de suplementos de aceite de hígado de pescado se asoció con la presión arterial y la frecuencia cardíaca significativamente más baja. Del mismo modo, la presión arterial diastólica se redujo considerablemente en los individuos con sobrepeso y obesas que consumieron salmón tres veces por semana o 1 a 3 g diarios de omega-3 de cadena larga de las cápsulas de aceite de pescado durante 8 semanas.

Los meta-análisis, -que son análisis estadísticos sistemáticos de los datos de varios estudios independientes- han examinado la relación de los ensayos clínicos aleatorios entre el consumo de omega-3 de cadena larga y la presión arterial. Un meta-análisis concluyó que la evidencia sugiere un efecto antihipertensivo en el alto consumo de aceite de pescado, especialmente en poblaciones de mayor edad y en poblaciones con hipertensión. En los participantes sin hipertensión, se observó una reducción pequeña pero no significativa en la presión sistólica y diastólica. Este meta-análisis de 36 ensayos encontró que una dosis promedio de 4 g por día de aceite de pescado reduce la presión arterial sistólica por 2,1 mm de presión arterial diastólica en Hg y 1,6 mm Hg. Sin embargo, incluso una dosis baja de aproximadamente 1 g de DHA durante 3 meses redujo significativamente la presión arterial diastólica en hombres de mediana edad y las mujeres. En general, la evidencia indica que el efecto de los omega-3 de cadena larga en bajar la presión arterial beneficiará a los individuos con hipertensión arterial en un grado mayor que aquellos con presión arterial normal.

Pequeñas reducciones en la presión arterial producen reducciones de riesgo muy importantes. La disminución de la presión arterial sistólica en 3 mm Hg disminuye la mortalidad por derrames cerebrales en un 8%, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en un 5%, y la mortalidad por cualquier causa en un 3%, lo que sugiere que la intervención para llevar a cabo pequeños cambios podrían afectar a las grandes diferencias en la morbilidad y la mortalidad.

¿Cómo reducen la presión arterial los omega-3 de cadena larga?

Una serie de mecanismos se han propuesto para explicar los efectos antihipertensivos de los omega-3, incluidos los relativos a la función vascular, cardíaca y autonómica. El engrosamiento de la pared arterial, lo cual es característico de la hipertensión, se redujo con el tratamiento con DHA en un modelo animal de hipertensión. El efecto reductor de los omega-3 en la presión arterial en los ancianos, fueron realzados por la restricción de sodio y el uso simultáneo de fármacos antihipertensivos. En los pacientes varones con hipertensión esencial leve, el efecto reductor del aceite de hígado de pescado en la presión arterial, fue comparable al de un beta-bloqueante, un fármaco que regula la actividad del corazón y se utiliza comúnmente para tratar la hipertensión. La combinación de los beta-bloqueantes y aceite de pescado fue más efectiva que estando solo.

Otras formas posibles que el DHA puede reducir la presión arterial incluyen la modificación de la absorción de sodio por el riñón, los cambios en el riñón del ácido araquidónico (un ácido graso poliinsaturado omega-6 de cadena larga), el metabolismo y el transporte de calcio, y activación de los canales de potasio por los metabolitos del ácido araquidónico que dilatan los vasos sanguíneos. El DHA y EPA tienen diferentes efectos sobre la circulación de la sangre. El DHA es posiblemente más favorable en la reducción de la presión arterial y la frecuencia cardíaca y mejora la función vascular. Un estudio demostró que el DHA, pero no el EPA, reduce la presión arterial ambulatoria y la frecuencia cardiaca en los hombres con los lípidos en sangre moderadamente elevados. La presión arterial ambulatoria es la medida por numerosas lecturas durante un período de 24 horas o más. El EPA, en particular, ayuda al cuerpo a producir anticuerpos anti-inflamatorios similares a las hormonas y lípidos que diluyen la sangre. Algunos científicos sugieren que una forma de EPA podría ayudar a reducir la presión arterial a través de este efecto de adelgazamiento de la sangre. Al permitir que la sangre se bombee de manera más eficiente en todo el cuerpo, hay menos presión sobre el corazón.

Recomendaciones para la ingesta de ácidos grasos omega-3

Basándose en los hallazgos abundantes que demuestran los efectos beneficiosos del omega-3 de cadena larga sobre la salud y la prevención de enfermedades, numerosas agencias de salud han hecho recomendaciones para la ingesta de pescado o de suplementos de omega-3. La dieta occidental típica provee sólo el equivalente de pescado un día por cada 10 días. Esta cantidad es muy menor a la recomendada por el Instituto Nacional de Salud de USA, equivalente a 650 mg / día de DHA y EPA en la dieta, o la recomendación de la American Heart Association de 500 mg / día para las personas sanas y 1000 mg / día para las personas con enfermedades cardiacas. En el 2008, el Comité Técnico de Lípidos en la Dieta del Instituto Internacional de Ciencias de la Vida de Norteamérica llegó a la conclusión de que ahora hay una evidencia suficiente para justificar el establecimiento de una recomendación de la ingesta alimentaria de referencia para DHA+EPA que se encuentra entre 300 y 500 mg/día, como mínimo. Debido a que prácticamente ninguno de los de omega-3 de origen vegetal o ácido alfa-linolénico se convierte en omega-3 de cadena larga, los niveles de protección del tejido a través del DHA y el EPA sólo se pueden lograr mediante el consumo de estos omega-3 que se han formado en los peces.

El consumo de suplementos de aceite de hígado de pescado DHA y EPA es también una forma eficaz de aumentar la ingesta de omega-3 para los que no comen pescado.

Las recomendaciones de consumo mencionadas son las mínimas requeridas y son concretamente sobre los ácidos grasos DHA y EPA, que comúnmente se encuentran en los suplementos, como el aceite de hígado de pescado. En este aceite la concentración normalmente varia de un tercio a un cuarto dependiendo de la época de captura. Por lo tanto la ingesta sugerida según la experiencia recogida durante años en nuestro país es de 5 ml en caso de mantenimiento diario y de 10 a 15 ml en caso de alguna patología.

Acciones: E-mail | Link Directo |